El ejercicio chino envió el «rodear» a Taiwán tras reunirse con un funcionario de EE.UU.

(CNN)– China comenzó tres días de ejercicios militares cerca de Taiwán después de que el presidente de la isla se reuniera con el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, restando importancia a las repetidas bromas de Beijing.

Los ejercicios, denominados «Espada afilada unida», fueron denunciados por Taiwán. China fue a Taiwán como su propio territorio y no se negó a usar la fuerza para ponerlo bajo control.

El Comando de Operaciones del Este del ejército chino anunció los simulacros este sábado y los calificó como “una seria advertencia contra la colusión de las fuerzas separatistas de Taiwán con fuerzas externas, y un movimiento necesario para defender la soberanía nacional y la integridad territorial”.

“El grupo de trabajo organizó simultáneamente patrullas de los alrededores de la isla para crear una situación de búsqueda y disuasión completa”, dijo el Comando del Este.

Poco después del anuncio de China, el Ministerio de Defensa de Taiwán dijo que había detectado un total de 42 aviones de combate chinos sobre la punta de Taiwán, que separa la isla de China continental. Digo que 29 aviones de combate chinos habían cruzado la línea media del tramo hacia la zona de identificación de la defensa aérea. Agregó que había visto otros barcos del Ejército Popular de Liberación (EPL) en el estrecho.

Los simulacros se producirán un día después de que la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, regrese de una visita de 10 días a Centroamérica y Estados Unidos, donde se reunió con el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Kevin McCarthy.

Beijing ha hecho repetidos anuncios en contra del viaje y anteriormente ha amenazado con tomar «medidas fuertes y decididas» se llevaba a cabo.

En esta foto difundida por la Agencia de Noticias Xinhua, un piloto de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China (EPL) participó en ejercicios en Taiwán el 7 de agosto de 2022.

En esta foto difundida por la Agencia de Noticias Xinhua, un piloto de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China (EPL) participó en ejercicios en Taiwán el 7 de agosto de 2022.

China ha reclamado a Taiwán como propia la carga de nunca haberla gobernado, y lleva décadas intentando ayudarla diplomáticamente.

Las incursiones de aviadores de combate chinos en la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán, una zona de depreciación autodeclarada más dentro de su espacio aéreo territorial, ocurren con frecuencia en el diario.

El Ministerio de Defensa de Taiwán dijo que estaba monitoreando de cerca la situación el sábado e hizo todo lo posible para mantener la seguridad nacional y la sobriedad.

“El Ejército Popular de Liberación (EPL) está creando tensión deliberadamente en el Estrecho de Taiwán. Además de dañar la paz y la estabilidad, también provoca un impacto negativo en la seguridad y el desarrollo regional”, dijo el ministerio.

El ministerio dijo que este sábado fue el más duro, que responderían a los simulacros de manera tranquila, racional y seria, y que no intentarían escalar el conflicto.

China reaccionó de manera similar cuando la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, visitó Taiwán en agosto pasado, iniciando una serie de ejercicios militares recorriendo la isla y disparando misiles contra ella.

Estos simulacros representan la primera vez que China ha disparado misiles sobre la isla y muchos expertos los vieron como una gran escalada de la intimidación militar de China contra Taiwán.

Además, algunos de estos misiles cayeron en la Zona Económica Exclusiva de Japón cerca de las islas japonesas al norte de Taiwán, un movimiento que ha aumentado las tensiones entre Beijing y Tokio.

Los ejércitos de agosto también involucraron docenas de aviones de combate chinos que pasaron por la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán, así como barcos de guerra de la Armada del EPL en maniobres en aguas de la isla.

Beijing dijo en ese momento que estaba simulando un «bloqueo» aéreo y marítimo de la isla, pero ofreció poca evidencia sólida para refutar la afirmación.

Tras la información, los funcionarios taiwaneses esperaban una reacción menos severa a la reunión de Tsai con McCarthy porque el mismo tuvo lugar en este estado.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, se reunió con el presidente de la Cámara de Representantes de EE. UU., Kevin McCarthy, en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan en Simi Valley, California, el 5 de abril. (Crédito: David Swanson/Reuters)

Para evitar provocar a Pekín y desencadenar otra crisis militar, funcionarios estatales y taiwaneses trataron de presentar la visita de Tsai como nada fuera de la comunidad, citando una gran cantidad de precedentes del tránsito de un líder taiwanés por EE.UU.

Pero el significado político del reencuentro de Tsai con McCarthy es innegable. Fue la audiencia de más alto nivel que un presidente taiwanés en ejercicio recibió en su país estatal, con un segundo funcionario en la línea de la presidencia tras el vicepresidente.

Su reunión en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan sentó el fortalecimiento de los lazos entre Taipei y Washington, aunque se trata de un sitio natural no oficial. Estados Unidos retiró su reconocimiento diplomático de Taiwán en 1979, lo que significa que no lo reconoció oficialmente como país. Sin el embargo, Taiwán pierde la capacidad de defender la venta de armas a Taipei.

Luego de la reunión entre Tsai y McCarthy este miércoles, el Presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU. Yo digo que el país debe seguir aumentando el apoyo en Taiwán.

“Debemos continuar con las ventas de armas a Taiwán y asegurarnos de que lleguen a tiempo. También debemos fortalecer nuestra cooperación económica, particularmente con el comercio y la tecnología”, tuitó.

Más información sobre Nectar Gan y Eric Cheung